Datos personales


Te estoy buscando. A vos, mi madre biológica.
 
Me diste a luz el 14 de octubre de 1969 en el entonces Sanatorio Central de Bahía Blanca, o en una clínica de dos pediatras o en el Hospital Penna de Bahía Blanca, a las 2 de la madrugada. Me entregaste por intermedio de NEF-Niños en familia (tal vez hablaste con Marta Bermudez, la que era Directora de NEF, y quizás pasaste en su casa el último tramo de tu embarazo). Te busco para conocer tu historia y la mía, para escucharte, para entenderte, para verte una vez más, para saber si tengo hermanos. Animate. Escribime a bahiaoctubre69@yahoo.com. Te espero.

domingo, 31 de agosto de 2014

Viaje a mi semilla

Parafraseando ese hermoso relato de Alejo Carpentier, estoy emprendiendo un viaje fascinante sin salir de mí: el viaje al origen, a mi ADN.

Publicaba hace unos meses que estaba en crisis y que quería abandonar todo. Pero luego ocurrió lo de Ignacio-Guido, y el terremoto interior que sobreviene a cada una de esas apariciones...la sensación de que nada es imposible, la reapertura de la herida que no cierra o, mejor dicho, ese abejorro zumbando otra vez, ensordecedor... Y aquí estoy, de nuevo al ruedo.

Tengo dos caminos que se complementan: por un lado, ir a investigar los libros de nacimientos del Hospital Penna de Bahía Blanca, ya que alguien me dijo que podría haber nacido ahí. Eso lo dejo para cuando pueda viajar.

Entretanto, voy a buscar dentro de mí, a ver qué me dice mi ADN. Hace 5 días tomé la decisión de hacerme tests de ADN en las principales empresas internacionales que se dedican a analizar el genoma para genealogía e investigación y que ayudan a encontrar familiares sobre la base de coincidencias genéticas. Es un proyecto de largo plazo, porque por ahora muy poca gente de Argentina tiene acceso a hacerse tests en esas empresas: 23andme.com no envía kits a Argentina, Ancestry.com es sólo para residentes en EE.UU., pero FamilyTreeDNA.com sí envía a Argentina y comparte su base de datos con Igenea (http://www.igenea.com/es/home ), de Suiza, que funciona en todo el mundo. Así que decídí tratar de hacerme el test en todas ellas, para estar en todas las bases de datos genéticos posibles. Sin olvidar luego cotejar los resultados en Gedcom:  http://www.gedcomx.org/   A medida que se vaya popularizando esto y que vayan bajando los precios de los análisis, más y más gente se va a ir sumando a las bases de datos. Quién sabe, algún día algún pariente biológico, aunque sea lejano, se hace el test, y puedo ¨pedirle prestado¨su árbol genealógico para encontrar a mi familia más directa. Igual, ya encontrar a alguien emparentado biológicamente conmigo, en cualquier grado, va a ser un hallazgo emocionante.

Inspirada por la historia de Richard Hill, adoptado adulto que durante 30 años buscó a su familia y la encontró con la ayuda de su ADN (http://www.dna-testing-adviser.com/Finding-Family.html ), el 26 de agosto, encargué kits a 23andme (https://www.23andme.com/ ) y a familyTreeDNA (https://www.familytreedna.com/). El de 23andme me llegó al día siguiente, y el 28 de agosto, ya estaba mi muestra de ADN en el correo. Ayer me avisaron que ya llegó al laboratorio.... Un tubo minúsculo con poco más de 2 cm3 de saliva. Insignificante. Pero encierra las respuestas a tantas preguntas que vengo haciéndome desde hace tanto tiempo: de dónde provengo, cuál es mi origen étnico, qué predisposiciones genéticas tengo (para bien y mal) en cuanto a mi salud (si bien la FDA le prohibió a 23andme dar informes de salud, hay una forma muy fácil de extraer esa información de los datos crudos, y por supuesto lo pienso hacer)...

Ahora, a esperar...¿Tendré, como intuyo, ascendencia aborigen? ¿Mediterránea? Hasta ahí, previsible. Pero...¿qué dirán mis genes recesivos? ¿Habrá alguna otra ascendencia que no haya llegado a expresarse en mi fenotipo? ¿Y si hay mezcla, cómo saber qué heredé de mi madre biológica y qué de mi padre biológico? En respuesta a esta última pregunta, decidí hacerme además un análisis del ADN mitocondrial, que analiza el contenido genético que pasa exclusivamente de la madre a todos sus hijos, y me va a ayudar a recontruir los orígenes ancestrales de mi madre biológica, de su madre, de la madre de su madre, etc, etc. Así por lo menos podré saber, con un poquito más de certeza, a quién estoy buscando, de qué etnia, de qué posibles apellidos, etc... La aguja en el pajar tendrá más brillo...

Y el miedo. No, no el miedo a lo que puedan decirme los resultados (aunque las noticias de salud sean malas, sabré de qué defenderme, qué puedo hacer para prevenir determinada enfermedad a la que me predispongan mis genes y podré dar esa información a los médicos de mis hijos, igual que la gente que conoce a su familia biológica y sabe que se tiene que hacer monitoreos seguidos porque en su familia hay historia de tal o cual enfermedad). El miedo es a no encontrar a nadie... Que la columna de ¨coincidencias¨, en la que deberían aparecer mis posibles parientes en distinto grado, esté vacía y siga vacía, y siga vacía... Pero aún así, al menos sabré algo más sobre mí de lo que hoy sé, que es bien poco...

Una nueva esperanza. Un nuevo sendero de ese largo camino al reencuentro.

Y esta historia continuará...

4 comentarios:

  1. Hola Mariah!
    Soy nueva leyendo su bblog. De corazón espero pueda encontrar a su mamá biológica, y que bueno haya podido hacer lo del ADN, espero que para ahora ya tenga más luz en su origen.
    Dios la puede ayudar en su caso, pidale a Dios guia y dirección, el la creó a usted ciertamente con un propósito.
    Un abrazo fuerte,
    Dios le bendiga

    ResponderEliminar
  2. Un propósito...una dirección...ADN? Mi propósito en este 2014 fue reconstruir el arbol genealógico de mis ancestros. Pero debo hacer una aclaración: no son míos. No es mi sangre, no es mi ADN. Son los padres de mis padres adoptivos. Es la línea de generaciones de mi apellido Irusta. el que me dieron en el registro civil. Conozco las raices alemanas de mi abuela materna y uruguaya de mi abuela paterna. En fin sé mucho de ellos para saciar esta sed que tengo de no conocer mis raices. pero principalmente para saber por qué recibí la enseñanza que recibí.Por Honor a ellos, a modo de agradecimiento, porque heredé sus valores, sus costumbres. Ahora bien, lo que nace de mi interior, lo que arde como fuego cuando lloro o río está en otras raíces que solo Dios sabe y que yo intento aún descubrir. Un abrazo enorme para vos, María desde Bahía Blanca

    ResponderEliminar
  3. Ojalá todos estos pasos sean escalones que te vayan acercando a la verdad. Anhelo de todo corazón que puedas encontrar a tus familiares.

    ResponderEliminar
  4. Espero a través de estos resultados ya tengas algo de información para ir formando tu puzzle.
    Un fuerte abrazo. Me esta encantando leerte. Gracias por compartir. Leeros nos ayuda a poder comprender mejor a nuestrxs hijxs adoptivxs.
    Roser

    ResponderEliminar